Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Deuda pública de Andorra y solvencia económica

A VPN is an essential component of IT security, whether you're just starting a business or are already up and running. Most business interactions and transactions happen online and VPN

Si bien en España se suele nombrar mucho la deuda pública como problema estructural, en Andorra es un problema más leve y, además, las expectativas de la misma de cara al futuro son de mejorar muchísimo. Aunque a los políticos andorranos, como a cualquier otro de dicha profesión, les gusta gastar el dinero del contribuyente en lo que creen oportuno, saben que tiene un límite, que se debería esperar un retorno de la inversión futuro y que a partir de un punto mucha deuda puede ser del todo insostenible.

Además, como Andorra no está ni ha estado nunca integrada en la Unión Europea, sus posibilidades de financiamiento siempre han sido limitadas y su deuda pública ha sido normalmente marcada con una nota relativamente menor a los países de su entorno, lo que indirectamente ha provocado que el estado tenga que ser responsable de sus finanzas y contabilidad como hace cualquier ciudadano de a pie.

Deuda pública de Andorra

Así, si nos remitimos al último informe de estadística elaborado y publicado por el departamento del Gobierno de Andorra, podremos ver que el microestado ha estado reduciendo el nivel de deuda pública medida de manera constante en los últimos años, pasando de los 1040 millones de euros en 2016 a los 997 millones de 2019. Medido sobre el Producto Interior Bruto (PIB) la reducción es aún más relevante, pasando de ser el 39,8% del PIB de 2016 al 35,4% en 2019. Todo además manteniendo una presión fiscal del 25% durante los cuatro años analizados.

Por lo tanto, aún considerando que obviamente para los años 2020, 2021 y siguientes la deuda pública se dispare, dista mucho de ponerse en niveles peligrosos como el previsto para España, del 125% del PIB. De esta forma el pequeño país de los Pirineos tendrá margen para hacer frente a las crisis sanitaria y económica provocadas por la covid-19 sin poner en peligro su solvencia económica.

Expectativas de crecimiento futuro

Este hecho resulta más seguro teniendo en cuenta, como hemos mencionado, las expectativas de crecimiento económico futuro de Andorra. Por ejemplo, en una presentación del Ministro de Presidencia, Economía y Empresa del Gobierno de Andorra Jordi Gallardo Fernández, se calcula que la cuantía monetaria de inversión extranjera realizada durante los primeros seis meses del año 2021 ascienden a 444 millones, una cifra de más del doble que el año anterior, 2019, cuando se invirtieron 189 millones en el mismo periodo.

De forma similar, tomando en cuenta el número de solicitudes presentadas, pasaron de las 276 de 2019 a las 535 de 2021, que suponen un volumen medio de inversión de más de 800.000€ por solicitud. Esto pone de manifiesto que, ante la polémica y viralización por el establecimiento de El Rubius en Andorra y las expectativas a peor que se prevén para España durante los próximos años, es muy probable que Andorra atraiga capital y empresas de estos países que puedan deslocalizarse.

Como comentábamos en nuestros artículos sobre el telecommuting y los digital entrepreneurs, la pandemia del coronavirus SARS-COV-2 ha propiciado y acelerado la digitalización de negocios y trabajos y Andorra es una jurisdicción muy buena para aquellos que realicen su actividad económica de forma virtual y a distancia, sin depender de una ubicación física concreta. Así pues, este sería otro motivo más para respaldar las expectativas de prosperidad futuras de Andorra y por tanto su solvencia económica.

Por último, cabe volver a mencionar el Plan Horizonte 23 del Gobierno de Andorra, que contiene las medidas a implantar para el escenario de post-pandemia del gobierno andorrano, como continuación de la transformación que está llevando a cabo Andorra desde hace más de una década, que marca también las direcciones económicas futuras de Andorra como un país turístico, rural y natural, digitalizado, moderno y que respalda los sectores tecnológicos y de innovación más punteros, reforzando también el turismo deportivo, montañoso, de ocio y entretenimiento y compras.

La entrada en el FMI

Como comentamos en su día, Andorra entró en el Fondo Monetario Internacional (FMI) como miembro 190 en Octubre del año pasado. Desde entonces, la entidad y el Gobierno han mantenido varias reuniones con actores púbicos y privados del país para poder recabar información y emitir un informe, llamado Artículo IV, que se hace de manera periódica a todos los miembros del Fondo y que ha sido sometido a la aprobación del Directorio Ejecutivo de la entidad.

Jover destacó que el FMI valora muy positivamente la gestión de la crisis llevada a cabo en el Principado pero también se han referido a las medidas económicas implementadas por parte del Ejecutivo, que han ayudado a disminuir los efectos negativos de la pandemia para la economía y las buenas perspectivas de recuperación para el país. Por ejemplo, Mitra ha destacado que desde el FMI se recomienda constituir más reservas en el exterior que deberían llegar a un 12% del PIB. Actualmente Andorra ya tiene un 2% gracias a los depósitos del Principado en el FMI.

Por otra parte también se reconoce la importancia de publicar estadísticas de acuerdo con los estándares internacionales. En este sentido se apunta que se están haciendo grandes avances en el desarrollo de datos más completos sobre la economía de Andorra para mejorar la monitorización y la supervisión. El hecho es que la entrada en el FMI proporciona a Andorra mayor confianza a nivel internacional y por tanto la capacidad de financiarse más y más barato, permitiendo así una recuperación más fácil y sin quebrantar su solvencia económica.

Éxito total en la primera emisión de bonos

Un ejemplo del efecto de lo comentado anteriormente fue la colocación de deuda pública del día 28 de Abril del presente año. El ministro de Finanzas y Portavoz del Gobierno, Eric Jover, y el secretario de Estado de Asuntos Financieros Internacionales, Marco Ballesta, presentaron el resultado de la emisión internacional de bonos verdes, sociales y sostenibles, que se abrió a las 9 horas y se cerró con la colocación de toda la emisión de 500 millones de euros. Fue la primera emisión internacional de Andorra, y se pudo materializar gracias a la homologación internacional que se ha hecho desde el Gobierno como la adhesión al Fondo Monetario internacional (FMI) en octubre de 2020.

La operación se lanzó en una emisión única de 500 millones de euros listada en Luxemburgo, colocándose en su totalidad entre 157 inversores provenientes de 19 países (Andorra, Alemania, Suiza, España, Francia, Reino Unido, Luxemburgo, Portugal, Eslovenia, Holanda, Israel, Eslovaquia, Italia, Austria, Mónaco, Finlandia, Estados Unidos, Bélgica y Bulgaria). El ministro explicó que la demanda casi quintuplicó la oferta de 500 millones de euros en bonos de deuda pública y se solicitaron 2.400 millones de euros repartidos entre los 157 inversores.

Esta emisión de 500 millones de euros colocados no solo es la primera realizada en ámbito internacional, sino también la de más volumen que Andorra ha hecho nunca. El valor nominal de los bonos institucionales de dicha deuda pública es de 100.000 euros con un tipo de interés del 1,25% y un vencimiento de 10 años. Además, fue una emisión inaugural que permitió conocer a muchos inversores que seguramente podrán interactuar más veces en un futuro con la economía andorrana, que vio su deuda diversificada y mejor estructurada (la madurez media pasó de los 2,2 años a los 5,1 años).

Calificaciones de las agencias de rating mejorando

La calificación de Standard & Poors

El Lunes día 19 de Julio del 2021, la agencia internacional Standard & Poors (S&P) reafirmaba en una nota publicada la calificación de Andorra en «BBB / A-2» y mantenía la perspectiva estable del país. La agencia de calificación resaltó que la evaluación del Principado de Andorra tiene en cuenta su propia «expectativa de un repunte económico después del choque económico temporal causado por la pandemia». De hecho, Standard & Poors prevé, tras la recesión provocada por la pandemia en 2020, «una sólida recuperación económica durante el 2021 a 2024».

Así pues, a pesar de la caída del PIB del 11,8% en 2020, Standard & Poors considera que los «fuertes superávits» anteriores a la pandemia y la reducción de la deuda proporcionaron a las autoridades el margen suficiente a la hora de adoptar medidas de apoyo a la economía durante toda la pandemia y gestionar las consecuencias derivadas de la situación sanitaria. «La sólida posición presupuestaria de Andorra antes de la aparición de la pandemia ha permitido al Gobierno amortiguar el impacto económico adverso, evitando así una recesión más profunda y más larga», apuntan en la nota.

La agencia internacional también ponía de manifiesto que el Gobierno sigue mostrando su compromiso con una de las prioridades de Andorra: abrir la economía a inversores extranjeros, destacando especialmente la entrada en el Fondo Monetario Internacional (FMI) el pasado mes de octubre como un «punto de anclaje económico» que contribuye a la resiliencia económica y presupuestaria del país. También se valoró positivamente la primera emisión de bonos internacionales de deuda pública de abril.

De este modo, como decíamos, a pesar del aumento de los déficits durante el 2020 y el 2021, Andorra ha asegurado y diversificado sus fuentes de financiación. Finalmente, Standard & Poors alienta el Gobierno del Principado a alcanzar un acuerdo de asociación con la Unión Europea, así como continuar con los esfuerzos hechos en los últimos años con el fin de adaptarse a los estándares internacionales de supervisión financiera.

La calificación de Fitch Ratings

La agencia de evaluación Fitch Ratings también resaltó la buena trayectoria que está siguiendo Andorra, reafirmando el rating de su deuda pública en BBB + y la perspectiva estable. En la nota publicada por la agencia el Viernes 23 de Julio, los evaluadores prevén una recuperación del PIB de Andorra del 4,5% en 2021 y del 5,2% en 2022, a pesar de su fuerte caída 2020 consecuencia de la pandemia, y hacen mención a la disminución progresiva de la tasa de desempleo del país.

También remarcaron la progresiva recuperación del sector turístico durante el segundo trimestre de 2021, coincidiendo con el alivio de las restricciones de movilidad, ya que se alcanzaron el mes de junio las mismas cifras que el mismo mes del año 2019. En cuanto al porcentaje de endeudamiento respecto del PIB, en el informe se destaca que el ratio de Andorra, a pesar de haber aumentado, es inferior al de la media de los países a los que la agencia califica de «BBB». Se prevé por tanto que este ratio se estabilice en 2022 y comience a disminuir gradualmente a partir de 2023.

Fitch Ratings destaca las políticas emprendidas por el Ejecutivo para acelerar los planes de ampliación de las fuentes de financiación, mencionando también la emisión de bonos de deuda pública y señalando que el acceso al mercado de capitales internacional ha ayudado a reducir los riesgos de refinanciación del Gobierno. Poniendo de relieve la tarea llevada a cabo por Andorra desde su adhesión al FMI en octubre de 2020, obteniendo los datos estadísticos faltantes y publicando la balanza de pagos, Fitch Ratings destaca que el sector bancario andorrano dispone de margen suficiente para soportar las consecuencias de la pandemia.

Leave a Comment

Deuda pública de Andorra y solvencia económica

Find us on the networks

About us

Andorra Insiders is a professional legal, tax and accounting services platform, specialized in creating companies and establishing people in the Principality. 

Share on social networks

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

Most recent posts